Llegué normal a la reunión o eso creía...

Llegué normal a la reunión o eso creía...

No estaba a tope de energía precisamente.

Era después de comer, así que pensé que era debido a la "no siesta".

Había que estar creativo y tomar decisiones importantes.

Mis dos interlocutores no tardaron en devolverme que me veían "negativo" ante las propuestas que se ponían encima de la mesa.

No malgasté energía en defenderme.

Reconocí que seguramente estaba percibiendo el asunto desde mi "flojo" estado energético.

Decidí cuestionar mis propias gafas con las cuales estaba presente en la reunión.

Sólo eso bastó.

Sentí que mi cuerpo me decía:

"Decidir no decidir es lo más sabio que puedes hacer en este momento y confiar en ellos".

Algo se calmó en mi interior.

Cuestionarse, humildad, reconocer los propios límites y sobre todos escuchar al cuerpo.

Tanto por aprender.
Tanto por evolucionar.

Atenta-mente
Fernando Tobías

PD 1. Si quieres aprender a escuchar los susurros de tu cuerpo antes de que tenga que gritarte... nueva edición del curso de Focusing (19 y 20 de sept.)

Más info: https://fernandotobiasmoreno.com/taller-focusing-online